Desde el comienzo, los fundadores de Salesforce tenían una meta sin igual: crear una empresa tecnológica diferente de las demás.